Imprimir esta página
De izquierda a derecha, José-Vicente de Juan, Eugenio Fontán Oñate, Carlos Mayor Oreja y Carlos Aragonés De izquierda a derecha, José-Vicente de Juan, Eugenio Fontán Oñate, Carlos Mayor Oreja y Carlos Aragonés
06
Julio

Homenaje a Antonio Fontán en los Cursos de Verano de El Escorial

Martes, 06 Julio 2010
Publicado en Presentaciones

La inauguración del curso corrió a cargo de José-Vicente de Juan, patrono delegado de la Fundación Diario Madrid; Carlos Mayor Oreja, presidente del Consejo Social de la Universidad Complutense, y Eugenio Fontán Oñate, presidente de "Nueva Revista". De Juan repasó la triple dedicación pública de Antonio Fontán, con detenimiento especial en su última etapa en la Fundación Diario Madrid, institución creada en palabras de José Vicente de Juan por "un impulso antropológico". 

Eugenio Fontán, sobrino del homenajeado, resaltó el "compromiso personal" adoptado, en su doble acepción, la religiosa por su naturaleza católica, y la del servicio a España. Recalcó su constante interés por el conocimiento y su fenomenal memoria.

La siguiente sesión programada, intitulada "Una Constitución para la concordia", contó con la presencia de Gabriel Elorriaga, Soledad Becerril, Miguel Ángel Cortés y Eugenio Nasarre. Entre todos, moderados en mesa redonda por Carlos Aragonés, se encargaron de hacer justicia a la memoria de Fontán, en sus fases de responsabilidad política, fundamentalmente en el período constituyente y al frente de la cartera de Administración Territorial. Soledad Becerril reverdeció los inicios del Partido Demócrata y Liberal de Andalucía, sus comienzos en UCD, con proclamación de Fontán como hombre importante en la transición. Especialmente seguida con humor y atención a partes iguales resultó la intervención de Miguel Ángel Cortés, que dedicó a a secretaria de Antonio Fontán, Pilar Soldevilla. Cortés deletreó con la ayuda de anécdotas muy divertidas el concepto de "docencia política" de Fontán.

Elorriaga y Nasarre tuvieron intervenciones más centradas en los trabajos constituyentes y la realidad actual de la Carta Magna, con sus interpretaciones e imperfecciones.

La clase "El Madrid de Antonio Fontán", celebrada por la tarde, congregó a amigos y simpatizantes del periódico y su director. Miguel Ángel Gozalo, José Vicente de Juan de nuevo, Amando de Miguel y María Antonia Estévez, por la redacción del diario, y Manuel Núñez Encabo, compañero de Fontán en la Comisión de Quejas y Deontología Profesional de la Federación de Asociaciones de la Prensa, destacaron los perfiles humanos y profesionales del protagonista del evento. 

Gozalo deleitó a la concurrencia con sucesos de la vida del "Madrid" traídos al presente, siempre enalteciendo la figura de su director como modelo de "capacidad de delegación con dosis de equilibrio entre las gentes de la redacción". La mención al cronista José Montero Alonso fue muy celebrada. José Vicente de Juan se apoyó en una frase escrita por Miguel Herrero de Miñón, colaborador habitual con sun seudónimo colectivo, en la que se decía que los miembros del "Madrid" fueron "conscientemente impopulares", sabedores del compromiso adquirido para ser críticos cuando más difícil resultaba serlo, en vigencia de la dictadura, cuyo fin preparaba el diario. Amando de Miguel detalló cómo llegó al periódico de la mano de Calvo Serer con motivo de unas elecciones municipales, en 1966, cuya prospectiva, con las limitaciones de participación, concluyó con errores que no desanimaron su pertenencia al selecto club de colaboradores.  María Antonia Estévez contó su responsabilidad como corresponsal en Roma. Y Núñez Encabo, ya en los últimos años de vida de Fontán, enfatizó el carácter abierto y plural del personaje, con quien confraternizó en la Comisión de Quejas y Deontología.

La jornada de clausura del curso, el día 9 de julio, congregó a numerosos discípulos políticos de Antonio Fontán bajo el título de "Liberalismo político". La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, alabó la obra de Fontán como "inmensa, rica y polivalente" y dijo sentir "admiración por la trayectoria política y humana". Aparte de reconocer su tarea en la formación e impulso de dirigentes liberales, tuvo un recuerdo a las felicitaciones navideñas, bajo el formato de "estrenas", hábito que guardó el homenajedo durante las últimas décadas para recordar las fechas navideñas a sus amigos con estudios y reflexiones inspiradas generalmente en el mundo clásico. Aguirre agradeció públicamente "su franqueza en las opiniones y en los consejos" y resaltó lo que significaba como "punto de referencia política aceptado y respetado por todos". La distinción de Fontán como "héroe de la libertad de prensa" fue abordada por la presidenta de Madrid al final de u intervención.

"Para hacer política no hace falta tener un cargo político importante". Esta frase del prematuramente desaparecido Chimo Muñoz Peirats fue la elegida por Eduardo Zaplana para validar a Fontán como ejemplo político pese a estar en la política activa durante muy poco tiempo.

Arturo Moreno, mucho tiempo en el cultivo de la amistad de Antonio Fontán, confesó con emoción que "nos dispensó a todos". Recordó múltiples aspecto de su vida pública con sentencias muy sentidas sobre su interioridad: "su sentido del deber, la hondura del servicio a España", "afán porque España recuperase la dignidad política", "la lealtad como virtud sobre todas las demás, amén de templanza, prudencia, discreción". Terminó su intervención con su convicción sobre Fontán como portador de "un entusiasmo inocente, si se me permite".

Pilar del Castillo, directora de "Nueva Revista" durante un tiempo, se consideró "afortunada" de conocer al elogiado durante 20 años. Invocó su condición de "cristiano, patriota y liberal" en lo que ella entiende como "una combinación sin comparación en los últimos 50 años de vida pública española".

Antonio Fontán Meana, sobrino de Fontán, cerró el acto con unas palabras quizá de las más celebradas de la sesión, de un tono íntimo, familiar, pero reconocedor de un personaje de primer orden y con un extraordinario sentido del humor. Y así lo encarnó Fontán Meana cuando relató la anécdota con su tío y Santiago Carrillo como agentes. Carrillo preguntó a Fontán cómo había llegado a la política. Éste respondió que había sido a la inversa, que la política había llegado a él. Réplica de Carrillo: "Ay que ver qué cosas que pasaban".

Main Menu

Visto 1510 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Más info Aceptar