El edificio de Larra 14

El periodista Mariano José de Larra podría haber escrito en el "Madrid". No fue así, pero en el número 14 de la calle que lleva su nombre está, desde hace veinte años, la sede de la Fundación Diario Madrid, en la que se desarrollan actividades periodísticas. Desde hace una década también imparte sus cursos docentes en este edificio la escuela de diseño, Istituto Europeo di Design, con fuerte implantación en Italia y España y con la que colabora la Fundación.

El edificio de Larra tiene un siglo de antigüedad. Hace quince años fue restaurado y rehabilitado en profundidad hasta dejarlo en su situación actual. Fue proyectado en 1906 por el arquitecto Jesús Carrasco y Encina. La ejecución ocupó los años 1907 y 1908, para ampliarse los talleres en 1926, y los servicios en 1932. El arquitecto ordenó un solar de planta trapezoidal de bases paralelas mediante un sótano de máquinas y talleres, con un patio inglés en la fachada principal y dos plantas con retranqueo sobre la alineación de la calle. La fachada principal presenta características modernistas, se remata con un torreón lateral y un cuerpo central con un gran arco que conforma la parte baja del edificio, acristalada entre grandes pilastras. La parte superior está corrida por una balconada muy representativa. El frontis del patio inglés contiene cerámicas de Daniel de Zuloaga, cuyos colores originales aún se pueden ver desde la calle Larra.

En principio se editó en sus talleres el semanario ilustrado Nuevo Mundo seguido del diario La Voz. Y en 1917 el prestigioso El Sol, bajo la dirección mercantil de la familia Urgoiti.  Nicolás María de Urgoiti impulsó y alentó las iniciativas periodísticas y editoriales. La cabecera de El Sol tuvo en la figura pública de José Ortega y Gasset destacado referente de lo que representaba la voluntad de modernización de la sociedad española. Asín Palacios, Unamuno, Valle Inclán, Menéndez Pidal, Corpus Barga, Gregorio Marañón, entre otros enriquecieron la nómina de representantes de la obra y del pensamiento español. Terminada la guerra civil, se instalaron el diario "Arriba" y el deportivo "Marca", hasta bien entrados los años sesenta.